Centro Médico Estético


y  Estética Avanzada

​​BIOdermalia


FOTOREJUVENECIMIENTO

Copyright © biodermalia. All rights reserved.

​solicita tu

primera cita

¡GRATIS!

puerto 45 huelva  21001   Tlf. 680 429 089


¿En qué consiste el fotorejuvenecimiento IPL o con luz pulsada?

Se trata de un procedimiento que está diseñado para estimular e incentivar la cicatrización y la regeneración de la piel mediante la aplicación de una luz similar a la de un láser pero mucho más versátil y que se llama luz pulsada intensa (de ahí precisamente su nombre, ya que en inglés se le conoce como “Intense Pulsed Light” o IPL por sus siglas). Se aplica directamente en el área del rostro, cuello o escote sobre la que se quiere actuar para devolver a la piel su elasticidad, brillo y firmeza naturales.

Esta luz se aplica directamente sobre el rostro de una manera indolora en una serie de sesiones llevadas a cabo por un especialista que duran de media entre 30 y 60 minutos, y que tienen como objetivo devolver tu piel a su estado habitual y rejuvenecer tu rostro dejándolo más terso que nunca. Con la aplicación de un gel, consigue eliminar las manchas solares, las arrugas y las rojeces y estimulando el colágeno para así dar frescura y firmeza a la piel.

Se trata de un método indoloro y no invasivo que debe aplicarse por un especialista en la dosis precisa, en el lugar adecuado y siempre supervisado por un profesional, que recomendará cuántas sesiones son necesarias.

Durante el procedimiento la mayoría de los pacientes no sienten ningún dolor o, como mucho, una ligera molestia parecida a un pinchazo leve que es muy tolerable.

Al finalizar la aplicación de la luz pulsada intensa, el paciente se puede reincorporar inmediatamente a sus actividades sociales y laborales sin necesidad de guardar reposo y a la vez es un tratamiento discreto al cual cualquier persona puede someterse.

Además, sus efectos secundarios son mínimos y desaparecen rápidamente siguiendo las indicaciones que facilita el especialista tras la sesión.

¿Para qué se usa?

Como te hemos contado más arriba, el tratamiento de luz pulsada es una terapia rejuvenecedora; es decir, que tiene un efecto antienvejecimiento para la piel.

Pero su función no es sólo estética sino que además produce un efecto potenciador sobre el colágeno, altamente presente en nuestra piel pero que cuya presencia va disminuyendo con el paso de los años causando envejecimiento.

Se trata de una terapia muy concentrada que se aplica directamente sobre la zona a tratar, con lo cual podemos actuar en aquellas imperfecciones que deseemos consiguiendo una mejoría muy notable en la apariencia de la piel.

Al mismo tiempo que la luz pulsada estimula la producción de colágeno, también elimina también la piel dañada y envejecida mejorando su color, consistencia y textura; todo simultáneamente y con resultados que se pueden apreciar  entre unas horas y dos semanas después de la primera sesión.

También es posible tratar una amplia variedad de problemas de la piel como por ejemplo manchas producidas por la exposición solar acumulada a lo largo de los años y que dan a nuestra piel un aspecto envejecido, eliminar arañitas o vasos dilatados, manchas, poros dilatados o arrugas.

¿Qué resultados se puede esperar de este método?

Si bien el tratamiento con IPL requiere de varias sesiones para poder aprovechar al máximo sus beneficios y lograr mejores resultados, los primeros cambios se empiezan a ver tras la primera sesión.

Según los expertos, se trata de uno de los tratamientos más seguros pero además está repleto de ventajas como estas:

Estimula la producción de colágeno, con lo cual la piel rejuvenece mientras que las arrugas y las cicatrices desaparecen.
Elimina las pequeñas manchas, arañitas y venitas que pueden aparecer en el rostro.
Acaba con las manchas, tanto las solares como las que son fruto del envejecimiento.
Quita la vellosidad para siempre.

Además, el tratamiento facial de luz pulsada utiliza una serie de filtros que controlan la intensidad de la luz adaptándola al tipo de piel y al tratamiento que necesite cada paciente. Todo ello proporciona una limpieza profunda, un aspecto más sano y juvenil, y logra efectos terapéuticos en la piel.

Si te estás planteando someterte a un tratamiento de fotorejuvenecimiento facial con luz pulsada, nuestro consejo es que te pongas en manos de un buen profesional que te asesore, que te explique todos los pros y contras de este método, y que te aconseje en función de los resultados que quieras lograr.

Sea como sea, la realidad muestra que cada vez son más las personas que apuestan por este método y le dan el “sí, quiero”, y cuando leas estas cinco razones que te mostramos a continuación es probable que entiendas el por qué. ¡Toma nota!

5 razones para someterte a un tratamiento de fotorejuvenecimiento facial IPL


Es un método seguro

El fotorejuvenecimiento facial con IPL es un método seguro, eficaz y libre de riesgosque puede aplicarse en todo tipo de pieles aportando un aspecto más sano, juvenil y con más frescura y luminosidad. Y todo ello sin riesgo de cicatrices o efectos adversos.

Es completamente indoloro

El IPL es un método completamente indoloro donde con cada pulso o emisión de luz se percibe un leve picotazo o pellizco. Durante el tratamiento no es necesario aplicar anestesia local y la mayoría de las personas lo toleran sin problemas, aunque también es posible aplicar una dosis baja de anestesia para la comodidad del paciente.

Es muy fácil de aplicar

La luz pulsada es muy sencilla de aplicar. Normalmente el tratamiento se lleva a cabo en sesiones de 30 a 60 minutos, con lo cual el paciente no necesita estar demasiado tiempo en la consulta y simplemente tiene que permanecer tumbado mientras el especialista aplica el tratamiento.

Idealmente, el paciente deberá acudir a la clínica sin maquillaje ni autobronceador, e inmediatamente después de la sesión ya podrá regresar a sus tareas o actividades diarias.

No requiere tiempo de recuperación

Una de las grandes ventajas de este sistema es que no necesita período de recuperación, con lo cual el paciente no debe pedir la baja laboral e incluso puede reincorporarse a sus actividades el mismo día.

Cuando el paciente sale de la consulta después de una sesión de rejuvenecimiento facial, puede notar una ligera sensación de calor y la piel puede estar algo enrojecida. Se trata de algo totalmente habitual que puede tratarse fácilmente siguiendo las recomendaciones y los cuidados de la piel que indique el especialista.

Los resultados se ven tras la primera sesión

Aunque necesita varias sesiones, los primeros resultados se pueden apreciar tan solo dos semanas después de haberse sometido a la primera sesión. Esto da una idea de la efectividad del tratamiento IPL.

¿Qué te parecen estas cinco razones para someterte a un tratamiento de fotorejuvenecimiento con luz pulsada intensa?

Como ves, es muy sencillo pero aún así los expertos coinciden en hacer una serie de recomendaciones tanto antes como después de la sesión para que así puedas aprovechar al máximo sus beneficios.

Medidas, precauciones y posibles efectos secundarios

Por un lado, los profesionales recomiendan no exponerse al sol ni broncearse como mínimo dos semanas antes de la sesión de rejuvenecimiento facial ni usar cremas que contengan ácidos retinoicos.

Por otro lado, los especialistas recomiendan utilizar filtros solares después de cada sesión IPL así como evitar exponerse al sol hasta que se te indique, aplicar las cremas que te receten y no abandonar el tratamiento sin previo aviso.

Y aunque se trata de un tratamiento al que puede someterse prácticamente cualquier persona, es importante tener presente aquellos casos en los que el fotorejuvenecimiento con luz pulsada está contraindicado o desaconsejado. Estos casos son: durante el embarazo, en pacientes que sufren cáncer de piel o en personas que toman Roacutan u otros medicamentos con efecto de fotosensibilización. Tampoco está recomendado para personas de piel negra o con un alto grado de pigmentación, como las que están muy bronceadas así como en pacientes con lupus y esclerodermia.

Ahora que ya conoces un poco más sobre este procedimiento, ¿te animas a probarlo?Si tu respuesta es sí, recuerda: ponte siempre en manos de profesionales.